Qué es el síndrome de Kessler, la nueva amenaza para el planeta

En plena pandemia del coronavirus, el mundo tiene, ahora, otra alerta por la cual debe ocuparse. Es que los científicos alarman sobre una posible colisión en cadena –denominada Síndrome de Kessler– de distintos desechos espaciales podría provocar la destrucción de todos los satélites artificiales que orbitan alrededor de la tierra.

Además, en caso de que se genere ese choque de chatarra espacial, también podría verse afectada la salida al espacio de nuevas naves y satélites.

El nombre de este fenómeno proviene del científico estadounidense de la NASA Donald Kessler. El investigador había acuñado ese término por primera vez en 1991, al hacer referencia a una posible reacción en cadena producida por la colisión de fragmentos espaciales. En la actualidad, comentan varios científicos, el alarma es aún mayor: cada vez hay más satélites nuevos, a la vez que los viejos se siguen acumulando y generando desechos.

Los números impactan. De acuerdo a la Agencia Espacial Europea, hay alrededor de 129 millones de fragmentos de residuos dando vueltas alrededor de la Tierra. Por caso, aproximadamente 34 mil de dichos desechos miden, al menos, 10 centímetros. Holger Krag, miembro de la mencionada entidad, advierte: «Los fragmentos pequeños también son peligrosos».

En tanto, el astrofísico Jonathan McDowell considera que hay cerca de 7.200 toneladas de basura espacial, que se trata de restos de sondas y cohetes fabricados y lanzados por Estados Unidos.

El plan de la NASA

Ante este alerta, distintas agencias espaciales empezaron a trabajar para conseguir una solución al problema. La NASA, por ejemplo, difundió que desarrolla un sofisticado aparato, diseñado especialmente para recoger y retirar de órbita los residuos diseminados en el espacio.

Por el otro, el sitio Space indicó que OSCAR (Captura y Eliminación de Naves Obsoletas) llevará redes y amarras a bordo y trabajará en forma autónoma, con una mínima orientación por parte de controladores desde la Tierra.

 

Deja un comentario