PROYECTO ARTIGAS AGRADECE EL APOYO RECIBIDO Y PIDE VERDAD, JUSTICIA Y REPARACION

Días atrás Dolores Etchevehere regresó a su hogar, la estancia “Casa Nueva” en el departamento La Paz, Provincia de Entre Ríos. El ingreso se produjo con absoluta normalidad y sin incidente alguno: Dolores simplemente volvió a su casa para iniciar un nuevo proyecto. En este momento, Dolores se encuentra labrando la tierra junto a los integrantes del Proyecto Artigas haciendo uso legítimo de sus derechos hereditarios.

La estancia “Casa Nueva” forma parte del acervo hereditario de la familia Etchevehere que aún se encuentra indiviso y corresponde a todos los hermanos por igual, sin distinción de género. Las maniobras societarias que alegan los Etchevehere son nulas, fraudulentas o directamente inexistentes. Plantean situaciones jurídica y fácticamente inverosímiles que no resisten ningún análisis sensato. La exclusión de Dolores hasta la fecha fue únicamente cuestión del poder y la coerción ejercida sobre ella por sus hermanos varones.

 

El ex ministro Luis Miguel Etchevehere intentó construir un relato fantasioso buscando la criminalización de su propia hermana, sus abogados y otros integrantes del proyecto. En pocas horas, el fiscal Oscar Sobko echó por tierra esta versión afirmando expresamente que “el ingreso no fue violento”. Actualmente, el Sr Etchevehere intenta presionar a la justicia para que vuelva a jugar el papel de escribanía suya.

 

El Proyecto Artigas, en representación de sus integrantes, agradece el apoyo recibido por organizaciones feministas, organizaciones ambientales, movimientos sociales, damnificados de la familia Etchevehere, dirigentes provinciales y nacionales.

 

La propiedad privada es un derecho fundamental consagrado en nuestra constitución, no un privilegio de una elite corrupta. La propiedad privada de Dolores Etchevehere y los integrantes del Proyecto Artigas debe ser respetada. Los hermanos Etchevehere ya intentaron despojar a Dolores de sus derechos hereditarios ejerciendo extorsión y violencia económica. Han desposeído a entidades públicas y personas de su propiedad con actos de violencia graves que les han valido condenas judiciales. Que no se repita.

 

Por último le solicitamos al Poder Judicial provincial y federal que no se deje corromper ni intimidar una vez más, detenga la conducta delictiva continua de los Etchevehere contra su hermana Dolores y evite que puedan seguir ejerciendo su violencia permanente contra ella, ahora extendida a sus nuevos compañeros de trabajo. Asimismo, esperamos que la verdad pueda salir a la luz para exponer los múltiples crímenes de Luis Miguel Etchevehere y sus hermanos y de una vez la justicia actúe conforme a derecho, se castigue a los culpables y se repare a las víctimas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.