Milei ejerce una diplomacia intuitiva que reivindica la agenda de EE.UU. y condena la mirada geopolítica vinculada al poder estatal

El Presidente se siente cómodo con los intereses de la Casa Blanca y repudia la perspectiva global de Lula da Silva, López Obrador y Petro, que privilegian el rol del Estado, atacan a Israel y juegan cerca de China, Rusia e Irán