Fracasó la negociación salarial de La Fraternidad y anunciaron que seguirán las protestas en los trenes

El sindicato liderado por Omar Maturano informó que se decidió “afianzar un plan de lucha”, aunque aún no dio precisiones. Aseguró que “el Gobierno no homologará los acuerdos paritarios celebrados recientemente por otros gremios”

Los conductores de locomotoras agrupados en La Fraternidad anunciaron que continuarán con las medidas de fuerza iniciadas la semana pasada luego del fracaso de la reunión que se realizó esta tarde entre las empresas ferroviarias y el sindicato con el fin de alcanzar un acuerdo salarial.

El gremio que lidera Omar Maturano lo informó a través de X, en donde destacó que “el secretariado nacional se reunió con las representaciones intermedias, seccionales, delegaciones y comisiones de reclamos de todos los ferrocarriles, en el Club Ferrocarril Mitre de Migueletes, con el propósito de afianzar un plan de lucha”. Y agregó que las características de las medidas de fuerza “se comunicarán, como es centenaria costumbre, en tiempo y forma dentro de la legislación vigente”.

“La lógica gubernamental es que los trabajadores especializados, como lo son los conductores de trenes, tengan salarios reducidos, contradiciendo la dialéctica proselitista que valora el “mérito” de quien se esfuerza y capacita”, afirmó el sindicato de los maquinistas ferroviarios.

Omar Maturano, titular de La FraternidadOmar Maturano, titular de La Fraternidad

En la publicación de X, además, La Fraternidad aludió a la “intransigencia gubernamental” en las negociaciones y destacó que “es de preocupación la gestión estatal en esta materia, ya que el secretario general expresó que el Gobierno Nacional manifestó que no se homologarán los acuerdos paritarios celebrados recientemente por otros gremios”.

Uno de esos acuerdos es el firmado el martes pasado por los otros tres sindicatos del sector (la Unión Ferroviaria, la Asociación de Señaleros y la Asociación del Personal de Dirección de Ferrocarriles y Puertos), que aceptaron la siguiente recomposición: un aumento del 12% sobre las grillas salariales de febrero de 2024, a partir del mes de marzo 2024; una suma no remunerativa equivalente al 16% (del salario bruto total conformado vigente a enero de 2024, a percibir como fecha máxima el 23 de marzo de 2024, y una suma no remunerativa equivalente al 12% (del salario bruto total conformado vigente a febrero de 2024), a percibir como fecha máxima el 20 de abril de 2024. La mejora del 12% pactada, en realidad, se suma al aumento del 16% que fue firmado a fines de enero pasado.

De las negociaciones para llegar a ese acuerdo no participó La Fraternidad, , que la semana pasada realizó un paro de 24 horas que causó serios inconvenientes a los usuarios de los trenes y que se mantiene en una postura más intransigente, en reclamo de un aumento salarial del 50%.

El paro ferroviario de La Fraternidad afectó a miles de usuarios que debieron recurrir a los colectivos (Foto Franco Fafasuli)El paro ferroviario de La Fraternidad afectó a miles de usuarios que debieron recurrir a los colectivos (Foto Franco Fafasuli)

En una entrevista con Infobae, Maturano dijo que está molesto con los gremios ferroviarios que acaban de firmar un acuerdo salarial “por debajo de la inflación” y se quejó: “La propuesta salarial (del Gobierno) no cambió. Sigue siendo la misma: el 12%. En diciembre nos dieron el 16% y el 12% en enero. Después quieren ver qué pasa en febrero y en marzo. No cambió nada. Y aparte nos ponen como empleados públicos. No lo somos porque hay cinco empresas privadas y siete nacionales. Y no somos del todo público. Ahora los privados se van a aprovechar de lo que firmamos y nos van a dar el mismo aumento. Eso no es lo que queremos. Queremos una discusión paritaria libre, sin techo”.

El sindicalista advirtió entonces que si la reunión de este viernes fracasaba, La Fraternidad iba a disponer la continuidad del plan de lucha. “Estos tipos te están llevando de semana en semana a una discusión en la que no te aplican la conciliación obligatoria. Nos llamaron la semana pasada, ahora nos llamaron para esta y nos quieren volver a llamar la otra semana, pero dijimos que no. El viernes vamos a la última reunión. Terminamos ahí y después quedamos en libertad de acción”.

Acerca de las medidas de fuerza que dispondrían en caso de desacuerdo, Maturano anticipó: “Vamos a ver qué decidimos, si hacemos un paro o un quite de colaboración. ¿Viste cómo es acá? Vos no sabés lo que vas a hacer, pero algo vamos a hacer. No nos vamos a quedar tranquilos”.