Lilia Lemoine oficializó la denuncia por las amenazas de muerte que recibió en redes sociales

La diputada libertaria había hecho público lo sucedido tras pedir una cuestión de privilegio en el Congreso, en la que apuntó contra la Izquierda por “llevar a la gente a la violencia”

La diputada por La Libertad Avanza (LLA), Lilia Lemoine, oficializó la denuncia penal por las amenazas de muerte que recibió a través de las redes sociales. Durante el tratamiento de la Ley Ómnibus en el Congreso, la legisladora libertaria ya había mencionado lo que había sucedido.

Tiempo antes de que se aprobara en lo general el proyecto impulsado por el oficialismo, Lemoine pidió una cuestión de privilegio para responsabilizar a los legisladores de Izquierda de “arengar a la gente para llevarla hacia una situación de violencia, algo que un diputado no debería hacer”. Luego, apuntó también contra Unión por la Patria, a quienes incluyó dentro de los sectores de izquierda.

La diputada libertaria se refirió a los momentos de tensión que se vivieron el jueves por la noche en las inmediaciones del Congreso, cuando ella y otros legisladores fueron agredidos por los manifestantes que siguieron la sesión en la calle. En este contexto, tuvieron que abandonar el palacio legislativo custodiados por los efectivos de seguridad del Congreso.

En ese momento, según narró en sus redes sociales, fue increpada por los manifestantes que la insultaron en la cara pero, al contar lo sucedido, fue amedrentada por un usuario de X.

La denuncia presentada por LemoineLa denuncia presentada por Lemoine

“Me amenazaron de muerte”, aseguró en el recinto durante la cuestión de privilegio. Horas más tarde, Lemoine oficializó la denuncia penal correspondiente, en la que declaró que recibió las amenazas cuando se encontraba en su domicilio.

El mensaje decía textualmente: “Mejor si no tenés custodia, ustedes quieren esto, viste que a CFK intentaron asesinarla, bueno, nosotros no fallamos, te vamos a demostrar que somos distintos”. La diputada compartió la denuncia en su cuenta de X. En su publicación, que volvió a responsabilizar a la Izquierda. “No nos van a parar, cobardes”, cerró.

Anteriormente, había dicho: “Yo puedo salir a la calle todos los días en cualquier lugar, pero no en las inmediaciones del Congreso, donde están sus militantes del 2% (de los votos). Los invito a que hoy me escolten o me acompañen hasta el anexo para que vean cómo me tratan sus militantes, arengados por ustedes. Los hago responsables por toda la violencia que estamos viviendo”.

El mensaje que recibió la diputada libertariaEl mensaje que recibió la diputada libertaria

Lemoine no fue la única diputada que fue agredida al salir del recinto el jueves por la noche, puesto que Germana Figueroa Casas (PRO-Santa Fe), Fernando Iglesias (PRO-Ciudad de Buenos Aires), Martín Tetaz (UCR-Ciudad de Buenos Aires) y Alejandro Bongiovanni (PRO-Santa Fe) fueron víctimas de violencia física y verbal. En este marco, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Congreso, José Luis Espert, se solidarizó con sus colegas.

Al relato de Lemoine, se sumó el de Iglesias, quien denunció haber sido “empujado, insultado, amenazado”. “Me abrieron la mochila un grupo de energúmenos a la salida de la sesión”, sumó. Además, apuntó contra la oposición de presuntamente haber fomentado el ataque al manifestar: “Los que la saquearon y la robaron durante 20 años. Chorros, violentos, y violentos que bancan a los chorros. ¡Háganse cargo, compañeros!”.

También Bongiovanni contó que, mientras esperaba que un auto lo busque en la esquina de Rivadavia, se percató de que un grupo de manifestantes insultaba a Tetaz. “La cosa se puso espesa, lo rodearon y empezaron a empujar”, señaló al agregar que uno de los agresores intentó pegarle en la cara al radical, por lo que atinó a frenarlo.

El diputado contó que el sujeto intentó plantarle un “derechazo” que logró esquivar, aunque se le resbalaron los lentes. Sin embargo, el santafesino pidió que no se agrandara la situación, debido a que la secuencia terminó segundos después de que otras personas se llevaran al agresor. “Calma y cabeza fría. Sigamos trabajando en la ley, sin complejos, sin miedo y sin pausa”, concluyó.

Las protestas y los incidentes se replicaron fuera del Congreso el viernes, pero en esta oportunidad los legisladores no reportaron ningún tipo de agresión. Ahora, la expectativa está puesta en lo que sucederá el próximo martes cuando comience el debate en lo particular del proyecto.