Semana financiera: los bonos en dólares subieron hasta 10% después de la recompra anunciada por el Gobierno

Las ganancias en los títulos del canje se concentró en los plazos cortos. Las acciones argentinas detuvieron el rally alcista. El dólar libre subió siete pesos, a $376 y el BCRA vendió USD 143 millones.

Esta semana, los negocios financieros estuvieron movilizados por el anuncio del Gobierno de una recompra de deuda externa por unos 1.000 millones de dólares, al tiempo que el Banco Central subió en 200 puntos básicos la tasa de pases pasivos.

Los activos que protagonizaron la dinámica del mercado fueron los Globales con ley extranjera, que ganaron 10% en el tramo corto de la curva (el GD29, +10,6%, y el GD30, +9,8%), donde se enfocarán las operaciones del Tesoro, mientras que exhibieron un cierre neutro en los títulos a más plazo, donde se prevé no habrá intervención oficial. También destacó el salto de 7,3% en la cotización del Bonar 2030 (AL30), en dólares con ley argentina.

En la semana el riesgo país de JP Morgan recortó unos 100 puntos básicos para la Argentina, a 1.879 unidades, luego de haber marcado un piso intradiario de 1.702 puntos en la rueda del miércoles, un mínimo desde el 20 de abril del año pasado.

Las acciones argentinas sufrieron un ajuste de cotizaciones dentro de un espectacular rally de ganancias en enero, concentrado en la rueda del miércoles, con un desplome de 9,7% en el panel S&P Merval. En el balance semanal el índice líder de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires anotó una ganancia de 2,3% en pesos, a 247.680 puntos, mientras que medido en dólares “contado con liquidación” cayó 1,1 por ciento.

“El ministro Massa desconcertó al mercado con el anuncio de una operación de recompra de deuda en dólares y marcó una reversión marginal en la suba de 56% que acumulaban los bonos desde los mínimos de octubre”, señaló Consultatio Plus en un informe.

El reporte elaborado por José Echagüe y Melina Costanzo enfatizó “la desconexión entre los objetivos declarados y los instrumentos utilizados. Una perspectiva más amplia permite comprender que lo que el Gobierno está haciendo no es una administración de pasivos sino generar instrumentos para poder intervenir en los tipos de cambio paralelos, su verdadera -y legítima- preocupación a la hora de anclar expectativas inflacionarias”.

Los expertos de Balanz Capital indicaron que “los precios actuales, en promedio de 32 centavos por dólar, mantienen bajas paridades, pero excluyen escenarios negativos extremos. Esto parece más en línea con lo observado, en donde el gobierno busca mediante distintas medidas, más bien de corte pragmático, hacer frente a una coyuntura compleja, evitando escenarios de tensión. Hacia adelante, un año electoral difícil sumado al agravamiento de la sequía, pone cautela acerca de si las subas del último tiempo podrían extenderse mucho más”.

Juan Manuel Franco, economista Jefe del Grupo SBS, afirmó que “la medida pudo estar orientada a contener presiones cambiarias a la vez que por el momento no hay claridad sobre las fuentes de financiamiento de la operación. Mientras tanto, el superávit comercial de 2022 se contrajo fuertemente respecto a 2021 a la vez que la licitación del miércoles mostró una nueva convalidación de mayor Tasa Efectiva Anual en Ledes en un contexto en que el Tesoro sigue sin poder colocar a plazos muy largos”.